lunes, 4 de marzo de 2013

Mientras tanto en Pavis: Parte I


 Bestia, Hombre
Las planicies, estepas y pastos de Prax se extienden entre las Montañas Camino de Tormentas y Los Yermos. En estas tierras habitan los Jinetes Cabalgabestias, que consideran tabú los caballos y cada tribu pastorean, crían y montan un tipo de animal: Bisontes, Llamas, Antílopes e Impalas entre otros.


Surkahan el Morocante
En un oasis al este de Sartar fue vendido Harvald Korstanding. Capturado en una escaramuza contra el Imperio, fue condenado a la esclavitud para pagar el daño que él y su banda habían infligido en las lineas de suministros Lunares. Para su tribu, los Kheldon, la guerra no terminaría hasta liberar su tierra del yugo Lunar, pero para Harvald probablemente terminaría en las minas de sal al Este del Scrithia. No duran mucho los hombres en las minas y cuando el esclavo con quién compartía cadena murió, su capataz Surkahan el Morocante encadenó a un nuevo esclavo a su tobillo. Un hombre de pelo negro y rasgos exóticos como Harvald no había visto nunca.

Este era Kir-Lin, apodado Dossonrisas, y no por su buen humor. Kir-Lin con el tiempo cumplió su propósito: cortó el gaznate de otro esclavo en medio de la noche, y grabó en su frente los símbolos que su Orden graba en aquellos que la traicionan. Ya que su misión había sido cumplida, hizo que sus captores enfermaran y en el sagrado Día de la Espada, con ayuda de algo de magia que Harvald había atesorado,   escaparon de las minas hacia el desierto de Prax.

El Viento del Desierto de Urox, Toro Tempestuoso los alcanzó; pero es el Toro Tempestuosos un Hermano de la Tribu de la Tormenta, y no tomó ese día la vida de Harvald ni de su torvo acompañante. Tal fue el favor que concedió al orlanthi y a su acompañante, pues Harvald era Iniciado en el Culto de Orlanth Destor y Desemborth.

 
Runas de Urox, Toro Tempestuoso
Urox era el Viento del Desierto que Orlanth domó para que tirara del arado de Barntar el Granjero. Urox creó a sus hijos los bueyes para que hicieran el trabajo, y así poder dedicarse  él a su eterna lucha contra el Caos. En la Era de la Oscuridad se enfrentó a Wakboth el Diablo, y lo derrotó.


Harvald se encaminó a Nueva Pavis, donde tenía parientes viviendo allí desde hacia años. Kir-Lin no tenia donde ir más que hacia el Este, pero decidió buscar refugio junto a Harvald en la ciudad. Las penurias que habían pasado los habían unido.

Llegaron a las puertas de Nueva Pavis desde el norte y contemplaron las enormes murallas construidas por gigantes de la Vieja Pavis y, acoplada a ellas, las murallas hechas por hombres y enanos de Nueva Pavis. A unas leguas de la ciudad el polvoriento camino se volvía empedrado y concentraba una marea de gentes y caravanas que buscaban entrar en la ciudad. Algunos aprovechaban y montaban sus puestos y tienduchas en el camino hacia la Puerta Vieja, ofreciendo sus mercancías a salvo de los impuestos que les cobrarían en el interior.

Harvald y Kir-Lin se apretujaban entre la gente, eludiendo a los soldados del Imperio, de rojas crestas con forma de media luna. Mendigos tiraban de sus capas andrajosas, aventureros sin suerte que habían ganado y perdido fortunas en la Gran Ruina, y que imploraban una limosna. Sin dinero y sin amigos, se preguntaban cómo encontrarían al primo del orlanthi o si acabarían como aquellos desdichados mancos y tuertos, cuando el destino les ayudó y oyeron una voz conocida cerca de ellos.

Era la voz de Bren Fedarking, el pariente de Harvald que hablaba con un mercader de tez aceitunada que ofrecía extraños frutos y granos provenientes de Esrolia, todavía maduros gracias a la magia preservadora del mercader. Con gesto amenazador obtuvo el dinero de la protección que el esrolio, como tantos otros empresarios pagaban a los miembros del submundo de la ciudad. Bren era conocido como Garrote en Nueva Pavis, y trabajaba para Jorjan el Veloz, que doblaba como Jefe de la Guardia Nocturna y dueño de la mayor red de extorsión de la ciudad.

En tan extrañas circunstancias se encontraron los lejanos parientes, y siguiendo las antiguas leyes de hospitalidad y parentela que los orlanthi seguían, el corpulento Garrote ofreció su humilde morada en el arrabal que había al otro lado del río, Ladomalo.

Los Fedarking se habían mudado a Pavis cuando la amenaza del Imperio se había cernido sobre el Reino de Sartar. Buscaron refugio entre lejanos parientes en el Clan Dorasar y prosperaron hasta que el Imperio decidió que Sartar no era suficiente y marcharon sobre Pavis. Tomaron la ciudad, y mataron a todos los miembros de sangre noble del Clan Dorasar, y aquellos que sobrevivieron del clan del segundo fundador habían buscado refugio en otros clanes o malvivían como los Fedarking. Thorall, el padre de Bren, había fallecido poco tiempo después, recayendo sobre los anchos hombros del joven mantener a su madre, que vivía ausente desde la muerte de su marido y a su joven hermana Oranelda, una muchacha Demasiado Bonita para aquel Lugar.

En la sencilla choza de techado de paja se cobijaron todos apretados, y las semanas pasaron.


Irripi Ontor, Maestro de Escribas
Una de las Siete Madres de la Luna Roja, es un culto compuesto de escribas, burócratas y sabios por todo el Imperio. Consideran sagrada la Verdad y el Conocimiento. Fueron lso sabios de Irripi Ontor quienes descubrieron por primera vez la Hechicería Lunar.


Arreglaron los viajeros sus documentos con las fuerzas de ocupación Lunares, y dieron identidades falsas por precaución. Un Lunar vestido con la toga de Oficial llamado Rodius Pheric, acompañado de un burócrata del Culto de Irripi Ontor les informaron de las normas de la ciudad: nada de muertes, nada de magia Rúnica en su interior sin la debida autorización y la prohibición de portar armaduras metálicas o adorar a dioses prohibidos. No causó alegría en los viajeros tanto control.

Fué durante la semana del Inmovilismo, cuando nunca pasa nada, cuando las circunstancias se desencadenaron. Esto no era común, pero cuando el destino busca héroes los encuentra donde quiere.

Kir-Lin, adepto en las artes del subterfugio y el latrocinio, había robado una cierta cantidad de un mercader del Barrio Ribereño. No había sido mucho, y la mayoría se había usado para comprar un bonito vestido de lino con bordados de hilos de colores para la bella Oranelda y del cual sólo ellos dos sabían algo.

Esto sin embargo, causó atención no deseada por parte de Harli, jefe de uno de los círculos de ladrones de la ciudad. Harli consideró que robar en su zona era una afrenta a su control del barrio y puso precio a la cabeza de Dossonrisas, lo cual puso en peligro a todos los seres vivos cercanos a él. Una agria conversación tuvo lugar durante la escueta cena a base de algo de pescado y verduras. Garrote recriminó que tanto su primo como su amigo poco hicieran para ayudar a la escueta economía de la familia y que lo poco que hubieran hecho los pusiera en peligro. Oranelda salió en defensa de los invitados – especialmente de Kir-Lin- lo que extrañó a Garrote. La muchacha comentó que podía conseguir un trabajo en Gimpy´s, una de las tabernas de la ciudad, gracias a que  una de sus amigas, Kostia, trabaja allí. Garrote consideraba a Kostia una Muchacha Licenciosa, con lo que la oferta recibió una fuerte negativa por su parte.

Panorámica del Barrio Ribereño de Pavis

Garrote decidió tomar medidas y arregló un encuentro con la gente de Harli, buscando hacer las paces o encontrar la forma de pagar la deuda.

Fijaron la cita en una casa de comidas llamada El Pescado de Homar, en pleno Barrio Ribereño. Da este lugar a una amplia plaza transitada por los parroquianos del barrio, especialmente aquellos de la familia Ingili, pues el Salón del Clan del Rio se encuentra enfrente. Se sentaron en el interior del lugar, fresco y resguardado. Pidiendo la comida y bebida que se ajustara a lo que sus escasas economías podían permitirse. No pasó mucho hasta que una joven con los rasgos atezados del Pueblo del Río, con el lado izquierdo de su cabeza afeitada y tatuajes de runas donde debería estar su pelo se acercó a su mesa. De cuerpo atlético pero femenino, fue recibida por una amplia sonrisa y melosas palabras por parte de Harvald, mientras Garrote escrutaba el gentío y Kir-Lin disfrutaba de su cerveza fría.

Runas de Zola Fel, el Gran Río
El Gran río que parte en dos las tierras de Prax es el cuerpo físico del dios del mismo nombre, fertilizador de las tierras en la ribera del río. Padre de muchos dioses menores de los ríos, durante la Gran Oscuridad llegó a un acuerdo con los Antiguos Gigantes para transportar las Cunas de sus Retoños hasta el Mar para que partieran de allí hacia el Otro Lado, a cambio de que ayudaran en la lucha. Por esto recibe el nombre de Río de las Cunas.


Dagis LadoCambiante se sentó junto al orlanthi y respondió a las palabras de Harvald poniendo su mano cariñosamente entre las piernas de éste  y manteniendo oculto bajo la mesa el movimiento subsiguiente. Mientras Harvald disfrutaba o sufría según se mire, les dijo a grupo que Harli estaba dispuesto a olvidar el asunto si hacían un trabajo para él. Al parecer el Honorable Duque Raus, un noble del Imperio residente en la ciudad, se encontraba al sur supervisando sus posesiones en las Tierras Concedidas. Esto no era extraordinario, pero si lo era el hecho que su casa en la ciudad se iba a quedar con una mínima servidumbre un par de días y sin vigilancia, ya que los guardias habían sido requeridos por su señor. Garrote, conocedor de los bajos fondos, regateó el trato ante la sorpresa de la joven, que divertida afirmó que tendrían la parte habitual del botín. Todos parecían estar contentos con el acuerdo, especialmente Harvald, que formaba palabras costosamente. Un profundo relax invadió al orlanthi cuando la joven Ribereña vigorosamente dio por zanjada la conversación y se fue  con promesas de volverse a ver cuando terminaran el trabajo.

Los tres hombres se inclinaron, apurando sus cervezas y susurrando los planes que iban a poner en marcha para despojar al Duque Lunar de las riquezas que hubiera dejado en su casa en la Avenida de la Procesión.

Continuará...


7 comentarios:

  1. Todavía queda por contar media partida... y es la parte más interesante.

    ResponderEliminar
  2. Hombre, a mi esta ultima parte de Harvald me parecio muy interesante. XDDDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Harvald se quedó bien contento, eso está claro...

      Eliminar
  3. Grande, sí señor. Pendiente de cómo sigue!!!

    ResponderEliminar
  4. Qué guai. ¿Habéis cambiado la partida en Sartar por la de Pavis definitivamente?
    En mi blog sobre la campaña de Pavis hay una pequeña mención a la aventura que estás a punto de relatar, qué recuerdos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No exactamente, Artus. Como algunos de los jugadores sartaritas tenían dificultades para quedar, mientras tanto organicé una partida paralela con otro grupo de juego.

      El reparto geográfico vino por que después de las entradas en el blog de Carlos sobre Pavis, no podía resistirme. :D

      Eliminar